viernes, 6 de febrero de 2015

MANOS AL CORAZÓN




Siempre he pensado que el destino depende de nosotros. 
Es obvio que hay circunstancias ajenas que afectan el devenir de nuestros días y que hay situaciones que aparecen de golpe sin que podamos hacer nada. 
Pero en lineas generales, nuestra vida esta compuesta por nuestras actitudes, decisiones y sentimientos. Creo firmemente en el poder de la energía y en el estado emocional que elegimos día a día. Si te levantas con optimismo, esperanza y alegría, esos síntomas te ayudarán a que vivas de una forma diferente a por ejemplo, si sales a la calle lamentándote porque tienes que ir a algún lugar que no te gusta o porque lo que haces no es lo que sientes. Aunque ahí no acaba todo, porque tu carácter también contagia. Que seas un persona con fuerza, con fe ciega en ti, en tus sueños y en comprender que la vida esta llena de belleza y oportunidades, implica que otros puedan creerlo también. 
Si te unes a gente negativa, destructora y que contamina, posiblemente acabes en tu habitación dándote contra la pared y muriendo poco a poco porque todo te parece injusto y mal. 
Hay que vivir a través de la aceptación, humildad, generosidad y por supuesto, desde el corazón. 
Vivir de esa manera es hacerlo con un plus de satisfacción y por lo tanto, de felicidad.
No quiero evitar las realidades y sé que en el presente todo está muy complicado y las penurias a veces te tumban con un puñetazo de injusticia y dolor. 
Solo digo y pregono, que si queremos podemos conseguir mucho más de lo que nos conformamos. Mucho más sueños de los que dejamos en el olvido porque tenemos miedo a dar un paso hacia algo desconocido. Ya sabéis, salir de la zona de confort. 
Cultivar las relaciones con personas que te aportan positivismo, cariño, respeto, integridad... son valores que enriquecen nuestra alma y que cuando menos te lo esperas, tu vida se llena de luz en lugar de sombras. 
Levántate cada mañana sabiendo que cada amanecer es una oportunidad para aprender y descubrir tesoros que se esconden en los simples detalles... que están ahí, a la espera de que los desnudes y los gastes con alguna de tus experiencias. 
Vive colocando sonrisas, creando amabilidad y circunstancias que generen buen rollo.
Porque si lo haces, estarás creciendo y comprobarás como cada vez que ejerces de esa forma, tu vida se teñirá de lo que tú quieres y no de lo que te imponen. 

Solo tienes que rescatar lo que tenemos guardado en el interior. Aquello que dejamos a un lado porque pensamos que la sociedad nos destrozará si lo sacamos al aire. 
Solo tienes que ser tú y saber que si quieres, eres y si eres, puedes. 
Es tu decisión, vivir entre la niebla o el sol...
Entre la oscuridad o la luz...
Cada día es una aventura y nosotros somos los que escribimos el guión en este loco y bello universo. 
Fabrica vida, amor, amistad y te aseguro que vivirás con plenitud. 
Y si caes, no te preocupes, se trata de levantarte y entender que en el suelo aprendiste lo bonito que es conseguir lo que ansías y deseas. 
Manos al corazón y tiñamos nuestra vida de sueños y sobre todo, de la esencia que tenemos en el interior. 
Se puede... y tanto que se puede. 
Porque como siempre digo, no existen imposibles, lo que ocurre es que no damos a basto con todos los posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario