martes, 22 de septiembre de 2015

UN DÍA PERFECTO




Desde que irrumpió ya hace unos años con "Familia", opera prima y obra maestra de Fernando León de Aranoa, cada película que estrena se convierte en todo un acontecimiento. 

Sin duda, este director que despelleja a través de humor negro los recovecos del alma de los personajes, empezó en el séptimo arte con fuerza y éxito. A la nombrada "Familia", llegó "Barrio", un buen film que retrata las miserias de la sociedad a través de unos adolescentes. 
Y claro, sin dos no hay tres. 

Con "Los lunes al sol" tuvo el reconocimiento de la crítica del público y es, hasta la fecha, su mayor éxito. A destacar, ese monstruo de la pantalla llamado Luis Tosar. 


Tal vez porque "Princesas" y "Amador" (Sus siguientes películas) , me dejaron con un sabor agridulce, (Ambas mantienen su personalidad, pero las historias se estancan, pierden fuerza y los diálogos ingenio) "Un día perfecto" la esperaba con expectación. 
Ambientada en el conflicto de los Balcanes, la película se presenta como una road movie con aires de western. Más cerca de la comedia que del belicismo, "Un día perfecto" transcurre entre disfraces; Una cuerda, una pelota, un gordo flotando en un pozo, elementos que a simple vista distraen al espectador y que sin embargo, llevan la carga y el contenido de algo tan cruel como la guerra que se produjo en los países del este. 
Fernando León de Aranoa filma con pulso firme y transita por la risa (impagable Tim Robbins) para dibujar el dramatismo sin llegar a la lágrima ni a la melancolía. El elenco de actores, los cuales se reparten las emociones de una forma equilibrada(La chica-buena, la chica-que esta buena, el loco y el jefe), mantienen un buen ritmo de metraje donde quizá la música se hace excesiva en algunos momentos. 
 Divertida, reflexiva, profunda e irónica, "Un día perfecto" recupera el talento de su director y termina por ser un maravillosa película de humor negro (la secuencia del perro) y un drama social (la secuencia de la bandera) que aglutinan cine del bueno y sobre todo, un nuevo repaso a unas de las enésimas atrocidades que ha hecho el ser humano. 
Mención aparte, a Benicio del Toro, que como siempre lo borda. Esta vez, hasta saliéndose de sus típicos personajes. 












































No hay comentarios:

Publicar un comentario