lunes, 6 de febrero de 2017

LA HERENCIA DE JERUSALEN; JOSEP CAPSIR



Hace muchos años, Indiana Jones se convirtió en uno de mis personajes favoritos del séptimo arte. Como Hércules Poirot, otro protagonista importante cuando me inicié en el mundo de la literatura. 

Cuando era un crío me apasionaban las aventuras, los tesoros escondidos, el suspense y el misterio de lo desconocido. Luego, crecí y mis gustos se ampliaron, pero nunca he olvidado este tipo de géneros tan interesantes y enriquecedores. 

Bien, digo todo esto, porque La herencia de Jerusalén, novela histórica de Josep Capsir que ya ha alcanzado los veinte mil lectores —sí, 20.000!!—, en cierta manera me recuerda a los mecanismos de aquellas libros que tanto me sedujeron. 

La historia engancha casi desde la primera página; dos personajes, maestro y alumno, se citan en casa del segundo, a raíz de descubrir en un libro hebreo una serie de referencias históricas sobre Jesús de Nazaret, el Evangelio apócrifo, el arca de la alianza, etc.
A partir de ese instante y con la ayuda de otros dos personajes, se embarcan en una aventura en busca de dichos descubrimientos, aunque para ello hagan temblar a la religión, a la iglesia y a las creencias más antiguas conservadas en la biblia. 

La estructura de la trama argumental se basa en los diálogos, en una brillante puesta de escena que nos enseña varias ciudades de Europa y en los personajes que empatizan con el lector a medida que avanzan en su misteriosa travesía. Bien dibujados, caracterizados y con diferentes personalidades, se sumergen en los entresijos de algo tan intocable e importante como es la vida de Jesucristo, cómo transcurrió su vida como un mortal más en la Tierra y en qué lugar están ocultas las reliquias históricas como por ejemplo, las tablas de los diez mandamientos o la Vera Cruz.

La Herencia de Jerusalén mantiene un magnifico ritmo narrativo desde principio a fin y se alimenta de los elementos fundamentales del género que se exponen de forma equilibrada por toda la historia. Tiene humor, emoción, aventura, cultura y un ejercicio de documentación absolutamente maravilloso, esencial para este tipo de manuscritos. La Herencia de Jerusalén es una sensacional obra, refrescante y juvenil, pero con un tono serio y profundo. Quizá flaquea en algún detalle argumental —Muchas coincidencias y facilidades en las pistas, en un género que tiene una lectura real y un gran peso social
—, pero sin duda estamos ante una novela de gran calidad que ya ha marcado un hito en ventas.

Josep Capsir se corona como uno de los grandes en la novela histórica. Talento, un riquísimo vocabulario, un guión bien orquestado y desglosado, un excelente trabajo de información y el espíritu aventurero de toda la vida, son suficientes avales para este autor que va camino de convertiste en un clásico de la literatura histórica.

Lo mejor: Casi todo.

Lo peor: Las pistas, muy fáciles de encontrar sobre un tema tan importante y de tantos enigmas. 

Nota: 9










No hay comentarios:

Publicar un comentario